A pesar de todos los avances tecnológicos y el desarrollo del Internet que cada día nos permite realizar cosas que antes se creían impensables, existen personas que aún no creen que un negocio o tienda en línea pueda tener éxito. La palabra virtual puede entenderse como algo “irreal”, pero lo cierto es que millones de personas en el mundo han podido obtener muchos beneficios con este tipo de trabajo realizado desde casa.

¿Qué es una tienda en línea?

Es un tipo de comercio en Internet en donde puedes ofrecer productos o servicios a través de una página web y en el cual tus clientes conocen las características del producto de su interés para finalmente adquirirlo con pago de tarjeta de crédito.

Ventajas de una tienda en línea

–  Las ventajas de tener una tienda en línea o virtual es que la información y precio de cada producto están al alcance del cliente, por lo que no tienes que perder tiempo con explicaciones verbales y correr el riesgo de que finalmente no te compren.

–  Tener un alcance sin límites, pues internet te da la posibilidad de venderle a un cliente de otro continente.

–  Otras empresas pueden estar interesadas por tus productos y puedes vender a través de otros sitios web pagando sólo una comisión.

–  Al igual que un negocio regular, tú puedes crear listas de clientes a los que les enviarás ofertas y descuentos especiales. Esto los mantendrá fieles a ti y te recomendarán con sus contactos.

Las personas suelen afirmar que este tipo de negocios no funcionan, ya que no conviene pagar el producto mas gastos de envío, pero lo cierto es que millones de personas no tienen tiempo para salir de compras o bien, quieren su producto rápido y sin complicaciones, es decir, hacen una comparación relativa entre tiempo, gasolina y paciencia, con comodidad, alcance y rapidez.

Además se ha comprobado que la persona que compra una vez en Internet y queda satisfecho con los resultados, repite sin ningún problema y recomienda esta acción a sus conocidos.

¿Qué se necesita para tener una tienda en línea?

Necesitas un dominio en Internet y alojar a este en un servicio de hospedaje o hosting. Esto es sencillo y no requiere de muchos conocimientos técnicos. Posteriormente descargas un software para tiendas virtuales que te ofrecen diseños muy atractivos y características funcionales. Existen varios de estos que puedes adquirir de manera gratuita, aunque por lo regular son más básicos y no te ofrecen lo mismo que uno comprado, pero lo cierto es que para comenzar, es una muy buena opción.

Existen otros sitios como redtienda.com donde ellos mismos te dan tu tienda virtual y tú solamente te encargas de poner los productos. Es algo muy sencillo y sobretodo redituable.

Las tiendas online también tienen sus lados negativos, aunque viéndolo positivamente, estos son muy pocos y no llegan a impedir que uno realice este tipo de negocio.

Desventajas de las tiendas en línea

*   El temor de las personas por poner los datos de sus tarjetas de crédito. Esto puede ser por malas experiencias previas.

*   Es necesario llevar adecuadamente el control de las facturas para no tener problemas legales.

*   Aunque no depende directamente de la tienda virtual, los servicios de paquetería pueden atrasar los envíos o en el peor de los casos, extraviarlos, pero las probabilidades de que tal cosa suceda es baja.

 

Ahora que ya sabes todo lo que necesitas para comenzar tu tienda virtual o en línea, pon manos a la obra y comienza a disfrutar de sus beneficios.