Traducido al español como Precio Inteligente, el Smart Pricing es una técnica usada por Google para proteger a sus anunciantes de sitios de mala calidad en los cuales sus anuncios no les reditúen en ventas cuando son presentados en dichos sitios.

Como consecuencia, si un sitio es víctima del “smart Pricing” sus espacios serán cotizados a menor valor y cada anuncio que reciba un “click” se subastará a menor precio para los anunciantes, generando una disminución de los ingresos que se obtienen de los anuncios de Google Adsense en ese sitio.

Los ingresos sufren una caída de hasta el 90%, ya que el CPC (Costo por clic) será mucho menor. Por ejemplo, un anuncio por el que se pagaban $0.25 centavos, puede llegar a costar $0.03 Centavos, lo que representa una pérdida considerable de ingresos.

¿Por qué ocurre el Smart Pricing?

Básicamente, esto ocurre cuando un sitio no tiene tráfico de calidad, ya sea por un mal contenido o por la inadecuada proveniencia de su tráfico lo que produce una baja rentabilidad al anunciante. Es decir, cuando dan un clic y por diversos motivos cierran rápido el enlace, ocasionan un ROI (Retorno de la inversión) bajo para el anunciante. El ROI es la relación entre la inversión que hizo el anunciante para su publicidad y las ganancias obtenidas por medio de los clics.

Cabe mencionar que este problema no sólo afecta al sitio web donde ocurrió la pérdida de ganancias sino a toda la cuenta de AdSense.

¿Cómo puede evitarse?

Para evitar que su sitio sea castigado por los bajos pagos producto del smart pricing, se debe producir y publicar solamente contenido de calidad y obtener tráfico de diferentes fuentes. Un sitio web de calidad, atraerá a visitantes de calidad, por lo tanto, si alguno de ellos da clic a un anuncio publicitario es porque realmente está interesado y generará ventas al anunciante.

Es importantísimo también enfocarse a una sola temática en el sitio y tener claridad semántica, pues abarcar diversos temas sin coherencia, traerá anuncios que no se relacionan con el contenido. Por ejemplo, si alguien está en la sección de Ecología y le aparece un anuncio de venta de autos, lo más seguro es que la publicidad sea totalmente ignorada.

La apariencia y el diseño del sitio también pueden traer una pobre respuesta a los anuncios y por lo tanto generarán un “precio inteligente” negativo.

Por este y muchos otros motivos que hemos comentado en otros artículos, la única forma de evitar ser castigados por el smart pricing es producir contenido de calidad inigualable, lo que curiosamente es la únia opción viable para hacer un sitio rentable.

Un bajo pago por clic, producto del smart pricing es lo menos malo que le puede pasar a un sitio con contenido de baja calidad o mediocre, ya que puede desde tener baja relevancia en los resultados de los buscadores hasta perder su cuenta de Adsense por incumplimiento de las políticas.

Advertencia: Nunca haga clic en uno de sus propios anuncios, ya que usted podría ser acusado de fraude y perder su cuenta de Adsense.